Gessen: El presidente anunció el inicio de la era postchavez


El golpe de opinión es fuerte. Chávez anuncia un sucesor: Nicolás Maduro, con lo que ello implica, y en presencia de Diosdado cabello. Primero, reconoce la probabilidad de su inhabilitación como presidente, y el riesgo de muerte en una nueva intervención quirúrgica. Segundo, acepta que no hubo la sanación. Su enfermedad empeora y el pronóstico no es bueno. Sus días están contados. Tercero, Chávez hizo hincapié en términos muy dramáticos de la necesaria unidad dentro de las filas socialistas: ¡Unidad, Unidad, Unidad! Insistió, en lo que pareció una aceptación de las fisuras que se traslucen en el Polo Patriótico. Cuarto, en un gesto histórico le cierra el paso a quienes conspiran para mantenerse en el poder a cualquier costo, recordando que si él deja la presidencia, la Constitución ordena elecciones inmediatas, y nomina a Maduro como su candidato y le pide a los venezolanos que lo elijan como presidente. Sin embargo, no queda claro quien lo sustituiría si la ausencia absoluta del presidente se produce antes de la toma de posesión para el nuevo período.

La constitución señala que “cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente de la Asamblea Nacional”. Es decir, Diosdado Cabello. No obstante, la Carta Magna también indica que si la falta absoluta se produce durante los últimos dos años del período constitucional, el Vicepresidente Ejecutivo asumirá la Presidencia de la República hasta completar dicho período”. El problema es que si el presidente deja su cargo a finales de diciembre o a principios de enero, antes de la toma de posesión, Nicolás Maduro sería presidente sólo por unos días, hasta el final del mandato, o sea, hasta el día indicado para la toma de posesión (10 de enero) y luego, desde ese día y hasta el día de la nueva elección y toma de posesión del nuevo presidente electo tendría que ser Diosdado Cabello.
Lo que no nos cabe duda es que Chávez –como gran elector del PSUV- ha proclamado candidato a Nicolás Maduro y esto lo hace el favorito de un buen número de oficialistas. Pero, el llamado a la unidad que hizo Chávez, nos demuestra que existe división entre los dirigentes psuvistas “militares” y los líderes “civiles”, entre la “derecha endógena” y la izquierda “comunistaria”. Entre los moderados y los radicales. Cuando Chávez no pueda ejercer su liderazgo, la unidad puede hacer crisis en las filas socialistas.
Producto del anuncio del presidente Chávez, el año cierra en medio de una gran incertidumbre política y económica. Nuestro deseo es que el presidente se salvara, que superara su enfermedad, un milagro de sanación, pero al igual que al presidente, poco a poco, se va develando la verdad. Venezuela tendrá que seguir adelante sin Chávez. La cadena presidencial abrió la era post-Chávez en donde el partido de gobierno, la mesa de la oposición y las fuerzas armadas tendrán que dialogar y buscar una salida que permita la gobernabilidad durante el difícil período que se avecina.

Vladimir Gessen

Vladimir Gessen

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios